miércoles, 21 de septiembre de 2016

CÁPSULA N° 56: Tiny

Esta silla está acabando con la salud de mi columna, la cama no me arrulla como antes, la almohada es una placa tectónica que fractura mis sienes con cada movimiento, hay varios pares de zapatos que me aprietan, mi sueño está tan ligero que una mosca en tacones me despertaría, estoy intolerante al ruido, a las conversaciones fingidas, a las largas esperas, a reírme cuando no quiero, a las voces elevadas reclamando boberías que de formas calmadas entendería. Estoy pensando de más y eso me inyecta la frente de una sustancia que ocupa mucho espacio. Al mismo tiempo estoy apreciando la importancia de las cosas más simples y es en esa magia donde me refugio para respirar. Me rescato. Vuelvo a mí.

Todo cambia.

Nací blandengue, pero a medida que crecía, me desmenuzaba menos con cada parpadeo de viento, me hacía más fuerte, cada nuevo golpe me soldaba con oro las coyunturas, hacían de mí una mejor arquitectura. Mientras eso sucedía, cagaba las mejores calificaciones de mis clases, hasta que noté que no servía de nada, que era solo un asunto de estructura, reputación y protocolo, lo cual justificaba usar un hijo de puta uniforme de tejidos acalorados en intacta combinación, mientras afinaba el himno nacional entre bostezos, para luego equivocarme creyendo que algún día me serviría de algo saber de polinomios o del árbol genealógico de héroes patrios adoptados. Se me metió en la cabeza que de seguir así me convertiría en uno de mis profesores cuando fuese grande, y si había algo que me espantaba en silencio era la normalidad. Fue así como sin moverme, sin respirar, sin siquiera palpitar, huí, desaparecí, fue como si me hubiesen tragado las estrías de un suelo desierto que ya no me correspondía andar, murió esa parte de mí plagada de secretos a voces, fundida con el repudio de aquellos crédulos que depositaban su fe en la máscara que tanto costaba cargar, como si de ellos dependiera el título de esta obra. Finalmente quedó espacio para inclinar mi atención a otras figuras, quedó naturaleza viva para la influencia de otras criaturas, mixturas, auras, acciones, reacciones, creaciones, nombres, autores, palabras, luces de otros colores que iluminaban más. Me contagié. Así supe que me chiflaban cosas gravemente simples, infinitamente mínimas...ahora asumo con discreción que todo, todito, todo en esta vida me sorprende porque doto de maravilla cualquier estímulo que me haga crujir los huesos de emoción. Mis decisiones han superado la asesoría de psicólogos o la imposición de manos de maestros espirituales porque descubrí que las puedo tomar asumiendo la sorpresa en la dulzura o en la violencia de sus consecuencias. Se siente bien tener las riendas.


Dicen que soy una metáfora andante, un cuento que se echa sólo, una duda latente, un alarido constante, el lugar donde la gimnasia con la magnesia se juntan para convertirse en un infarto, en un estallido, soy esto que decidió no agotarse al son de un leve temblor.

Todo cambió.



[ ]

martes, 9 de agosto de 2016

CÁPSULA N° 55: El gato con sueño

La normalidad es a lo que más le temes. Es eso que más evitas y se refleja en lo alto que pones la radio, en el buchado grueso de licor al que acudes, en las compras triples y sudorosas, en lo duro que pisas al bailar, en las veinticuatro vueltas con las que buscas marear al masoquismo, el conformismo, la ceguez, el miedo que de pronto se convierte en tu amigo más bizarro... los pasos rectos, las caras de siempre, las voces incrustadas en tu sienes, los sonidos rutinarios como el teléfono, las sillas, los carros, las puertas, los teclados, el tilín del ascensor, los rasguños del gato con sueño, el despertador…Por cierto, ¿Conoces objeto más pasivo-agresivo que un despertador?

De pronto, en un día cualquiera, en un instante del azar te sientes como el mismo árbol en el mismo parque a la misma hora…esperando que el mismo perro lo venga a mear. Hay árboles que le agradecen al perro el gesto. Hay otros que, por su parte, agarran sus vainas y se van.

[ ]




lunes, 25 de julio de 2016

CÁPSULA N° 54: Luz

Taparse los oídos y entrar en esa incubadora de tu pecho, con tus pulmones llenándose y vaciándose a un ritmo perfecto, eres ajena al mundo frontal, eres tu inhalar y exhalar, eres tus latidos y, como si nunca te hubieses escuchado por dentro, te enfocas en lo increíble, y te maravillas.. Te reencuentras, estás para ti, viviendo este presente perfecto sin ninguna otra obsesión que saberte existiendo, siendo, creando luz.


[ ]

lunes, 11 de julio de 2016

CÁPSULA N° 53: Pasión

No podemos huir de hacer lo que amamos. Nos llama, nos lleva, nos llora, nos lamenta, nos anochece, se envuelve tierna por las piernas, subiendo por las caderas, estremeciendo el corazón, se llama pasión. Besa mejor cuando hace soledad, y nos añora, y nos rescata entre sus fauces de plumas como la almohada a la cabeza cuando ha vuelto traviesa de farra buscando en otras faenas lo que aquí siempre ha tenido de sobra.


Hacer lo que sentimos, sin ataduras, sin condiciones, sin horarios, sin restricciones. Hacerlo desde lo más oceánico del alma. Es difícil quitarle los ojos de encima a algo que ya hemos distinguimos como maravilloso, es imposible volver atrás. Esto no es suerte, sino la fortuna de sabernos seres en cuyas ausencias está la fuerza para construir mejores azares. La vida incuba la sagrada maravilla de ser una ceremonia en la que nacemos todos los días, es la armonía que se sincroniza al calibrar estos dos focos y finalmente hacerlos merecedores de ser llamados ojos, dándoles la dicha de ver eso que ha sido creado para ellos.

Es que...cuando los poros se llenan de amor, el corazón por fin respira.


[ ]

miércoles, 27 de abril de 2016

CÁPSULA N° 52: EUCALIPTO

Las plantas danzan en tu nombre... 

Rejuvenecemos de noche, donde nuestros sueños se refrescan, donde se anida la fé y reposa el agüita adormilada de tus ojos. Comienza la lluvia a aliviar el mundo con sus besos de agua. Se escurren en el aire deliciosos aromas, unos a helechos que salen de tu risa como serpientes de plata; otros a eucalipto, himno de tus raíces, esencia de tus matices. Veo en ti una fauna de luces que brillan en la memoria de otra vida que quizás esta no recordaba. Rejuvenecemos de noche, donde en sueños mi cuerpo pierde gravedad al sentirse contra el tuyo, al quedar embriagado de sí, latiendo entre ríos y montañas, convirtiendo el tiempo en un acordeón que repasa y repasa notas sueltas en cada bucle de existencia y finalmente se reencuentra con estas líneas estallando en el alma. 

Eres mi sol, mi luna, mi cielo, mi tierra, las risas en ella.
Eres el color y la alegría en todos los nortes de mis estrellas.

[ ]

martes, 26 de abril de 2016

CÁPSULA N° 51: ONOMATOPEYA



Tun, tun, tun. Sonidos del corazón. Esa sádica manera de latir como si quisiera romperse las costuras, y salir del pecho a gritar lo que con latidos no puede expresar y...qué más da si encuentra en ello un profundo alivio apenas comprendido, hasta que pasa el silencio y se llene el salón de un nuevo dancehall.
Splash! Baños de sirena. Esa dulce manera de lamer mis pies, mis musas, mis imaginación. Un mismo ritmo cardíaco que danza entre  la profundidad de los sueños, el viento, mi vientre, el tiempo y su tiempo. El tic tac sonoro que anuncia la hora, la hora en la que el atardecer se adormece sobre las infinita profundidad de las aguas. Fuimos instantes, seres constantes, felices amantes, asuntos amargos que se hicieron ausentes cuando no quisieron nadar más. Fuimos planetas fugaces, con cabezas giratorias en las que fluían emociones líquidas que fueron creciendo
Poco a poco
Poco a poco
entre tempestad y tempestad.  
Fuimos una sola vida brillando con la misma velocidad. Queda la sorpresa de comprobar, ya a salvo, que te quise tanto tanto como si de decirlo dependiera la paz mundial.

[ ]

jueves, 14 de abril de 2016

CÁPSULA N° 50: REZO

Conectar contigo y que de ello nazcan todos los árboles, las nubes, las mariposas, las cerezas, los panales. Somos ríos, su fuerza, el aire, su suspiro. Tu conexión y la mía surcando este plano que vivimos desde un momento eureka de otra vida en la que nos conocimos.

Solo pido…

Que cuando me vaya de paseo a la vida que sigue me queden tus ojos alucinógenos y la alegría en ellos, tus esencias a frutas y hierbas frescas en la memoria, la calma de la tierra tibia en mi vientre, que tus besos me queden tatuados como el peso en la piel del elefante, que tus aromas me absorban, me lleven y me devuelvan a este grato viaje, que tus sabores perduren en mis gustos apenas mortales.  

Me filtras, me atraviesas, me atas, me sumerges y me rescatas. Me iluminas, me calmas, me resucitas, me desarmas, me elevas con tus alas, me suavizas, me fortaleces, me descubres, me levantas, me alivias, me conmueves, me inspiras. Haces de mí una galaxia ingrávida colmada de silencio y de pronto silbidos cada 50 años luz.  Me diriges, me alientas, me revelas pero lo que más me gusta es que me sonrías.

Solo pido…

Que a esta emoción le crezcan ramas nuevas todos los días.

[ ]

miércoles, 10 de febrero de 2016

CÁPSULA N° 49: PAYASO TRISTE


Escoges mujeres como trozos de piel. Lo supuse por lo repleto que está tu refrigerador. Escoger para coger. La filosofía de un instante de gozo que culmina en los alivios conmovedores después de varios cigarros consumidos en un monólogo. Llevas a cuestas el entusiasmo absurdo de los payasos tristes que aún cuando sonríen, no emiten alegría sino una oscuridad en los ojos hambrientos por devorar más muslos improvisados. Carnívoro rapaz. Príncipe encantado. Suicida entre mis líneas más quebradizas.

[ ]

CÁPSULA N° 48: OJERAS

Ojeras, hamacas abiertas al cielo que reposan debajo de tus ojos con esa dulzura, esa bendita dulzura. Lunitas menguantes que sombrean con delicadeza la eternidad de tu mirada, sumergida por inercia en mi parpadear. Tu miel cuando me mira, el suave oleaje de tus pestañas diciendo lo que la lengua se traga. Criatura de terror, espíritu falaz que con cada vistazo me convierte en moléculas de moléculas dispersas en el universo. Pero ¿Qué sería de mi alegría sin esas palabras que quedan al otro lado de tu sonrisa? Soy feliz con el pecado que me impuse cometer: viajar a ti. Ser presa de tus ojos y quedarme en ellos a vivir.  
 
[ ]



domingo, 3 de enero de 2016

CÁPSULA N° 47: COLITA DE RANA

Llorar desarma, desnuda, revela, transparenta, oxigena, regenera y genera nuevas maneras de ver lo que fue, lo que es, lo que sigue. Del llanto nace la rabia y de la rabia cualquier otra sutura que creíamos cerrada. El llanto presagia, levanta fortalezas, amenaza, te hace fruncir desde el ceño hasta el orto, derriba lo ensayado, ralentiza la vida agudizando la vista a varios micromomentos que pedían ser aclarados, llorar sana, es el único acto humano que reduce a añicos las dimensiones polares de la felicidad y la tristeza, del amor y del odio. Enjuaga los ojos y después de eso...sonreír se siente mejor.

[ ]

sábado, 2 de enero de 2016

CÁPSULA N° 46: I DON'T BELONG HERE

Las hojas cayendo, el viento fresco, el café perfecto, el volumen ideal, la cordialidad de los transeúntes, la magnificencia de los amaneceres, las cervezas de a litro, los aromas románticos, aquellas frutas que mi paladar había olvidado, los días pasando a fuego lento, donde nada me esperaba y nadie me conocía.
Era una nueva ciudad en la que pasé los primeros días disfrutando de cotidianidades que mis ojos apreciaron como lujos recuperados.
Días que pasé solo leyendo, digiriendo y organizando resticos de la vida que me trajé de aquel vendaval. Mi mente tarareaba cada vez más fuerte "I dont belong here" de aquel querido inglés con mirada asimétrica. Y fue así como mi país se alejaba cada vez más en el retrovisor. Los nuevos días fueron extraños y lineales, los decidí vivir en silencio, o quizás fue el silencio el que me arrulló. Esos silencios que deja el shock, el absurdo, el tiempo cayendo en mi cabeza como una gotera burlona, haciéndose espacio entre el alboroto de preguntas ¿Qué hago aquí? ¿Hice lo correcto?, ¿Qué sigue? ¿Y si comienzo esta historia con un café? Sientes que el libro en el que estabas escrito derrama su tinta en otro sentido, ahora eres la letra capital de una nueva obra que te da la bienvenida con una soledad medio sonriente, pícara como la puta que sabe exactamente cómo divertirse con vos.

 
[ ]