sábado, 30 de marzo de 2013

Resumen toronja


Me gusta la piel blanca, se les transparenta el sonrojo, el calor, la euforia y el enojo. Me gusta que se encienda cuando grita, cuando la presionas y se ramifica la sangre rápido, convulsionando las venas en ese intenso son de verdes pálidos  y circuitos lila. Las puntitas de los dedos se crispan con el frío pintando un resumen toronja a lo largo de  la huella digital. El contorno de las cejas se expone rosa cuando lloran, las boquitas se inflaman de forma curiosa con el mentol de la crema dental, con la astringencia de algunos líquidos, después de bostezar y recogerse en su propio incendio, o con el simple roce de otra boquita tocona cuya obediencia se desarma para morder a tajos, con tierno e irreversible desespero. Cuando chupan hielo, cuando se aprietan por la risa, cuando se alivian la resequedad con la lengua sanando las grietas dejadas por el calor. Cuando se estremecen ante una duda intermitente. Cuando se preparan para saborear. 
En fin. 
Sólo quería ofrecer mi pensamiento como la reliquia que tu palidez conserve.  

[]

domingo, 10 de marzo de 2013

Colecciones

En todo hay colecciones. 
¿Qué coleccionas tú?
[]



jueves, 7 de marzo de 2013

Affaire



Entre el voltaje de las luciérnagas y el abanico nocturno de sonidos sedantes se despiertan tus manos reescribiendo en mis costillas ligeras la divina comedia. Es como el suave oleaje que no pide permiso para acariciar, el gusto fresa que a la  saliva embriaga, así se tratan las pieles que entre sí se calman. Fresquito el aliento al pronunciar este pedazo de texto que no es ni poesía, ni pintura, ni canción. La implosión de un orgasmo silencioso dicta este deseo traducido en un beso carmesí que a tu oreja victimiza y tu delicado descaro retrata.

[]

El acento de Jesús

Con desfile de gato dejas una carga indescifrables en el aire tras tu falta.  Asumes, niegas, aplaudes y entre tanto, engañas. Miras con suspicacia, sólo Dios sabe qué pasa por tu mente viciosa, qué predice tu malicia, que dictarán esos labios infernales. Tienes como primer defecto el ser tan inolvidable, el silencio mortuorio que deprimen mis preguntas ante tus jamases. Fuiste misterio. El acento de Jesús y el porqué del universo.

[]