martes, 1 de abril de 2014

Cápsula Nº 2: La esponja

Todos necesitamos canalizar nuestras rarezas. Son como huellas digitales, las poseemos de forma inigualable y es precisamente lo que nos hace especiales en nuestra propia maravilla. Para drenar está la música, el sexo, la pintura, el deporte, el sexo, la danza, el sexo, la literatura y pare usted de contar. Lo cierto es que es natural desprendernos de todo y elevarnos a los cimientos instintivos que nos recuerdan lo animal y embrionaria de la humanidad.

Todos necesitamos canalizar nuestras rarezas. Bien por quien lo hace. Lamentable por quien no se lo permite.

  [ ]