jueves, 29 de octubre de 2015

CÁPSULA N° 45: PROBLEMA MENTAL

Soy varias en una.
Y a solas, cualquiera.
Contigo todas...en una velada que escribe esta historia. Veredas heladas que recorro intacta hasta que un tibio candor sopla y me devuelve a tu cama. Eres la tragedia que perpetúa mis amores y también mis rencores. Eres una absoluta maravilla, pero también la alarma, el alboroto, la desdicha, el bochorno escandaloso para mis ínfulas baratas de diva. Estás en las voces de la gente, en los cabellos de los niños felices, en el cielo, en mis sueños más profundos, en mis vicios, en mis dramas, en la comodidad de mi memoria y en lo más tierno de mi almohada. En mis tristezas, en mis azares, en mis contrastes, en lo que leen de mi futuro, en mis dibujos, en mis placeres, en mis antojos. En todo. Eres hielo, fuego, oxígeno y asfixia, arma letal, color, licor, arte suicida, la sutura y el veneno, el café que bebo y como si fuese poco...la miel que lo deja como quiero.

El veredicto final es que...eres mi más delicioso problema mental.

[ ]



miércoles, 28 de octubre de 2015

CÁPSULA N° 44: A LA VÍBORA DE LA MAR

Cuando todo se calla y no queda más que la mente reproduciendo ese sonido de pasillo olvidado, de ceguez inmortal, de un silencio tan incorruptible que espantaría a la mosca más impertinente...es cuando temo. Se abren puertas que creía inexistentes, se resbala el tiempo en su propia prisa, se eriza la luna y el cielo sonríe cómplice como si fuese su gesto natural. Comienza el show.

Temo cuando los cambios apuntan hacia estado más orgánico de la vida sin dejar espacios para ser la excepción. Nos van a desollar. Es como si el universo se acomodara la médula de un solo retorcijón y reconociera a quienes contiene como piedras preciosas en pleno proceso de sintonía, recapacitando en su valor, brillo y esplendor. Filtra, los que quedan son pulidos y ascendidos a un nuevo status de conciencia. 

A la víbora de la mar, 
por aquí podrán pasar, 
los de adelante corren mucho 
y los de atrás se quedarán, 
se quedarán...

Cuando todo se calla, se abren de par en par urnas en el pecho, buscando luz y oxígeno, lugares menos frágiles y estrechos. Me entero de lo que contengo. Se siente como la noche más helada del año, peligrosa pero necesaria para apreciar los días venideros. Y es cuando finalmente siento la melodía compuesta para mí, que no quería escuchar por evitar esas fiestas a las que mi mente me invitaba... y de las que temía no regresar.

[ ]

miércoles, 23 de septiembre de 2015

CÁPSULA N° 43: CATWALK

Haga de su cuerpo un experimento, de su vista un caleidoscopio, quítese la cabeza como un sombrero y deje atrás esa armadura oxidada. Olvide cómo se llama, imagínese existiendo con el nombre que más le gusta, con un rostro que siempre sonríe y un desvelo inaudito que le haga dudar si está despierto, medianamente dormido o siendo un sueño infinito. Estírese, abúrrase, dude, llore, vea 100 películas, fantasee, tóquese fantaseando. Hágalo otra vez.  Pase de largo, tome otra ruta. Pregunte por la dirección de un lugar que acabó de inventar. Llegue. Sorpréndase. No deje que nadie le diga que no solo porque el camino no ha sido transitado. Ábrase paso, diseñe su ruta y seduzca con un inolvidable catwalk. 

¿O acaso nació para algo distinto?


[ ]

domingo, 9 de agosto de 2015

CÁPSULA N° 42: CITA A CIEGAS

Y mientras me quitaba la camisa de fuerza, noté la elegancia de aquel chaise longue, y le propuse jugar a la psicóloga. 

La luz era tenue, el clima fresco, la noche cómplice. Su mano condescendiente se paseó por mi cintura, como si fuese ésta una parada obligatoria y con esa habilidad de donjuán consumado deslizó su primera confesión sin saberlo, la extraje con humo y tacto. En el aire había cierto encanto vudú y entre aquella fantasía se vislumbraba su sonrisa, más hermosa que la que pedí. Tierna, sincera, pero sobre todo letal. Llegó al corazón a irrumpir su función vital, cayendo con un peso ligero a debilitarme las rodillas. Pero había más diversión en dejar eso pasar y homenajear en un recorrido fugaz los lunares de su cara. Para entonces, ya había sorprendido como un flash mi menudita constelación. No tenía ojos más que para él y su boca rosa que, junto a la mía, encontró redención. 



[ ]

domingo, 2 de agosto de 2015

CÁPSULA N° 41: COMIDA RÁPIDA


Susto colegial. Tú y tu cuerpecito musical que brincaba al compás de mis antojos, arisco solo de reojo porque sé que tus cortinas estaban enviadas a espiar. Te recuerdo, moreno clásico, como mi refugio oral, volcanizado por el ron y masticado por las aceras, el polvo, el dolor y las sirenas, crucificado en el colchón anoréxico de un hotel fiel que arrullaba las partículas de bestialidad a tu alrededor, haciéndote su invitado de lujo, su huésped especial a quien despedía con un besito en la mejilla. De pronto los objetos se hundieron en las paredes como mi cabeza en aquella almohada eterna en tempestades. 

Y dejó de ser notado todo a medida que soportaba su solemne estadía entre frívolos pasajeros.

[ ]

miércoles, 20 de mayo de 2015

Cápsula N° 40: Kinky wishes

Bonitos los contrastes de la noche contra tus retinas violetas, que ya bañadas en humo expiran contra mi mirada... que lo dice todo y de pronto se empaña de la alegría que se siente cuando sabes que apenas comienza la noche, y durará lo que dura una noche, solo si no me dejo llevar por el pudor de convertirla en el más placentero loop. Y hacemos que no termine mientras tus brazos me destilan a un nuevo paraíso. 

Nos vemos.

Quizás en otras fotografías, en otro siglo, buscando más líos, entre otros vientos, en el nudo de otro cuento, en el extravío de algún azar, en el vacío de una cama que tropiece con tus gustos indígenas y consuele mi curiosidad. 

Te encuentro. Pero primero a mí siendo feliz cuando te beso. Te confieso: es como llegar a casa en pleno invierno con cuatro maletas repletas y sentir -por fin- el alivio del calor que te invita a estar, que te insinúa permanencia, a sentirte a gusto y regresar. 

Te basta con esa linda nariz y un gesto en ella para convertir mi blusita en tus sábanas. Te basta con esas tonterías que ignoras y algunos detalles que no se tocan para retocar mi memoria por, al menos, un par de noches en las que mi piel habite sola.  

Querido...

Es que te sigo queriendo desde lo más plácido de mi humedad hasta las más retorcidas de mis lujurias. Nada ha cambiado desde el último trago con el cual te recité. Pero esta vez te quiero...aquí, debajo de mis luces apagadas, entre mis manos piropeando las coordilleras de tu espalda, sacando con cucharita de postre tus más kinky deseos, esos que invaden mi cabeza y allí descansan, nocturnos, ligeros como las notas de tu whiskey y mi selección de jazz. Te quiero...seguir enseñando a dirigir mis caderas como un volante, mostrándote que tienes manos y son las mejores armas para descargar tu -casi tierna- rabia sexual.


[ ] 

miércoles, 15 de abril de 2015

Cápsula N° 39: ¿Me quieres?

Hay respuestas que hasta el movimiento del aire predice.

Sí.

Te quiero con todo lo que me falla: la razón, el corazón, el tiempo atorado en este reloj, con la piel del alma desgarrada en las costillas, con esta pose estudiada que ahora se desarma ante tu lengua descubriendo lo que pasa cuando lames con euforia. Te quiero con descaro, con el poco ánimo que tienen las personas honestas de importunar, pero al cabo de un descuido, acaban causando desastres naturales. Es así, natural. Quererte así es normal ...como una fruta madura. O lastimada. Te quiero como ambas. Te quiero siempre. Como si tu voz se convirtiese en oxígeno y poesía para los pulmones de la vida mía. Te quiero desde lo más plácido de mi humedad hasta las más retorcidas de mis lujurias. Te quiero desde que te vi. Inocente, sonriente, para mí.



 [ ] 

miércoles, 4 de febrero de 2015

Cápsula N° 38: Extraño, corazón

Conozco la belleza aturdida de unos labios besados de sorpresa. Distingo cuando un juego comienza a convertirse en pánico. Aprendí de genitales femeninos y lo que pasa cuando les susurras las vocales. De la dicha de un viaje en carretera. De astrología, gramática italiana y una que otra obscenidad pop.

¿Qué importa?
¿Qué más da?

Si jamás sabré qué guardaba tu extraño corazón porque supiste esconderte en la constante brevedad de lo imposible, mientras llegabas allí, justo a donde el bisturí se resistió.


[ ]