jueves, 27 de mayo de 2010

De cómo me divierto


Ver a una persona llorar y reír al mismo tiempo es una de las cosas más divertidas que hay, sobre todo si estás frente al espejo.espejo

[ ]

lunes, 3 de mayo de 2010

Aires



 

Esta vez haré más de lo mismo. Se acercan las yemas al teclado con sobredosis de equinoccio, con restos de música y ganas de alabar cualquier partícula, pelusa, embrión, volcán en erupción, grito, número, nombre, viaje, pestaña, anomalía, espera, letra, punto y aparte que se ofrezcan y me permitan una vista aérea que no perdone detalle. Se pone en marcha el casting en busca del gesto más cortés de la cosecha y no se destaca ninguno, excepto éste, de agotamiento profundo, de terrible migraña que dejó el brillo agudo del monitor. Así como se escuchan los pasos de un gato cuando el cascabel delata su presencia, así se asoman con cautela mis asombros, por los descubrimientos que hace mi pelo de mi cabeza, mi lengua de mis labios, mis ojos del mohín del de los demás. Esos “demás” que también buscan descubrirse a diario, encontrando cosas iguales más uno que otro asombro ocasional, tal como el que surge al detectar esa enfermiza inclinación a hacerse el incomprendido, el eterno murmurante de protestas, creador de corazas impenetrables. Y allí termina todo. De ahí en adelante no hay nada, sólo un constante gemido. 

La sociedad y el consumismo, El Vaticano y su club vip de pedófilos, las tormentas en Europa, terremotos en Chile y Haití, derrame petrolero en México, El Ávila en Caracas y su frizz, que si los políticos estrechados de manos para la foto, las hamburguesas de laboratorio de McDonalds, la mugre de tu ombligo y la depresión post-europea del vecino. 
¿Ves? De ahí en adelante no hay nada, sólo un constante gemido. 



[ ]

domingo, 2 de mayo de 2010

Padre nuestro




Si alguien comienza a correr en la calle, una segunda persona la verá y antes de preguntarse qué sucede, correrá también. A los 5 minutos un batallón de nerviosos estará corriendo sin saber porqué. 


Así es la religión. 


Por la necesidad de aferrarnos a las respuestas de nuestros “porqués”, la adoptamos para explicarnos aquello que no se encuentra con un click en Wikipedia. Las religiones son el resultado del afán por sentir que más allá de la razón humana existe algo lo suficientemente poderoso y sublime que requiere de ayunos, diezmos y sangre. El hombre no logra comprender la complejidad de los misterios que surcan la humanidad, y en medio de tanta ignorancia se interna en ese hilarante compendio de supersticiones, sensacionalismos, convencionalismos y comportamientos idolatras, siendo que la vida espiritual debería ser un fundamento de corte singular, y no parte de una ola colectiva de alborotadas creencias. Las religiones sistematizan y se impone a las masas con cuanta barbaridad surja (representaciones divinas en baldosas de baños, vírgenes llorando sangre, autoflagelaciones, “oh sí, recorre la ciudad de rodillas y te redimo de tus pecados, te hago un 2 x 1, pero no olvides el diezmo hermano”). La religión limita, coarta, te dice qué hacer y qué no, es como si te diesen un manual de instrucciones para vivir y a partir de ello evaluarán tu actuar, tu fé. 

Qué lío ¿no?


[ ]

sábado, 1 de mayo de 2010

Anestesia




Si sale niña le pongo Anestesia. Será jovial, de desmesurada curiosidad y de voz potente para cantar el himno de los lamentos, de los pecados, de la indulgencia. Será de risa dulce. Usará aretes hechos con tímpanos de los que se quedaron dormidos sin cerrar la puerta. Su pasatiempo preferido será lanzar monedas al aire para jugar con el azar. Verá más allá de los ojos, sabrá desarmar las mentiras y las hará huir como ratas cuando escuchan “¡fuego!”. Se sabrá de memoria el nombre de todos los vicios, y sucumbirá a ellos antes de olvidarlos. Vivirá entre nosotros con naturalidad, sin hacer alarde de su don para ver lo invisible, serlo e inmunizar el dolor cuando le provoque. 

Será la efigie de la fé, nadie creerá que pueda caminar, hasta que levanten la mirada al cielo. Guardará sus alas debajo de la cama para engarzarlas en su piel antes del amanecer. Se enjuagará los ojos con limón cada que quiera llorar. Se nutrirá de flores fermentadas y agua de río, del que hurtará piedras preciosas que contrasten con su pelo. Anestesia será de un signo zodiacal nuevo y hablará perfecto español. 


[ ]