sábado, 30 de agosto de 2014

Cápsula Nº 20

Una casa se convierte en tu hogar, cuando reconoces…

El sonido del inodoro. Del click. De las llaves. Del timbre. 
De los despertadores. De los chorros abiertos. 
Del teléfono. De la voz que ordena bajarle al Tv. 
De los ventiladores. 
Del truquito que tiene la puerta para abrir. 
De la nevera cuando agarra ese extraño impulso eléctrico. 
Del chillido de los gabinetes de la cocina. 
De la campanita de feng shui cuando la toca el viento. 
De la canción que más se escucha por las tardes, cuando unos zapatos se acercan y a kilómetros se distinguen. 



Sonidos tan únicos, exclusivos e 
insustituibles como una huella digital.

29/07/2010

[ ]

No hay comentarios:

Publicar un comentario