domingo, 31 de agosto de 2014

Cápsula Nº 33

Es curioso el olor de la carretera que te aleja de esta Caracas con problemas respiratorios. Es olor a lejanía que se amalgama con un movimiento en verde. Estuve relajada y a gusto con una playa como decoración. Con el sol que de vez en cuando me acariciaba mientras yo, distraída y descortés, lo esquivaba.

La luz se intimidaba por un día escurridizo. Caía la tarde en colores sobre el oleaje y juro por quien esté leyendo esto que no hay programa que le gane a ese cielo purpura inyectado de gloria.
20/08/2009
[ ]

3 comentarios:

  1. Que lindo pasaje, Michelle!
    Ese cielo púrpura inyectado de gloria es de las cosas que más extraño de Venezuela. O mejor dicho, de Margarita, jejeje.
    Un abrazo!
    Ani

    ResponderEliminar