lunes, 7 de febrero de 2011

Old skull -II-

Noemy Argelina De Las Mercedes (Nina)
75 años, 6 hijos, 14 nietos, 2 bisnietos. Coqueta a primera vista, lúcida al hablar, impecable de pies a cabeza, risueña de principio a final. Nina a todo respondió con la sonrisa radiante de una juventud prolongada. Ataviada con accesorios finos y maquillada para un matrimonio al que tenía cita, consonaba sus gestos con cada palabra que decía, destilaba una vibra muy tranquila, una elegancia innata –que también se lleva en la personalidad- Nina contaba con todo. Se notaba absolutamente satisfecha, no era difícil saberlo a partir de sus respuestas: “cuántos años quisieras tener?, ¿dónde quisieras estar? ¿a qué quisieras dedicarte?”.”Con la edad que tengo, en donde estoy, con quien soy estoy bien”. De verdad, ¿Cómo se altera tanta paz interior?, sencillo: no se puede. No se puede cuando es la sonrisa la que responde. Psicóloga, esposa de un abogado, viajera, aventurera y feliz, Nina expone: “la juventud es la mejor etapa de la vida, la que más disfruté con mis amigos, en los bailes, viajé mucho, sólo me faltó visitar Rusia y La India”. Cada vez más demostraba que la vida no le dejó pendiente ninguna deuda, ella imprimió en la totalidad de esta visita el semblante más rutilante. Y sí, pensé lo que predijo Nubia : "ella no debería estar aquí".

3 comentarios:

  1. Parece que Nina ha exprimido bien la vida.
    Que feliz parece.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. me gusta pensar que la elegancia es una actitud

    ResponderEliminar
  3. pensé lo que predijo Nubia : "ella no debería estar aquí"...
    En total acuerdo!

    ResponderEliminar