sábado, 20 de agosto de 2011

Amor de tres

Hay cielitos bostezando en mi piso, desparramados sobre la piel albina de lienzos frescos. Uno de ellos se empapa de nubes mientras a otro le brotan flores, entre los dos se pintan y apuntan a gustarse. Qué decir de los dilemas y de los contrastes que se cruzan entre líneas y teoremas, de curvas y salpicaduras que se besaron de bruces, de rosados que se disfrazan de naranjas entre golpecitos de aguas revueltas y en la paleta cataplúmes. Puede estar sucediendo lo que sea entre la ventana y allá afuera, yo estoy bien aquí acolchada envuelta en voces cayendo por abismos, ciénagas y gritos, entre fríos y calores saturados, entre platos de sensaciones que regalan los colores. El rojo se quema cuando el amarillo le toca, y de los cafés no hablo porque me enmudece de frases en tus ojos que de sorbos amargos se toman. Has de saber que mis lirios están confeccionados con pétalos marchitos, de galopes en tus sueños andantes, de pinceles fotografiando caras con espejos al remojo con sucios delirios. Si piso fuerte te despierto, y cuando vuelo no me escuchas; yo nado entre tú y mis tres amores: la música, las letras y la musa de tu musa.  



[ ]

No hay comentarios:

Publicar un comentario