viernes, 7 de enero de 2011

República GANJA (PARTE I)


Veamos qué se dice…

Anónimo.
Caracas, Venezuela.
Durante toda mi vida estuve en contra del consumo de drogas, pero mediante lecturas e impregnándome del tema, decidí un día que el azar me lo puso en el camino, probarlo, ya habiéndome negado millones de veces. Fumo hace 2 años, por unos panas*, por decisión propia y porque quería saber qué coño era. Es un orgasmo neuronal, no hay semejante a los efectos de la marihuana, prefiero estar así que borracho, es más divertido y la sensación de malestar es menor. Es como el sexo, no hay comparación alguna. Se asemeja a una borrachera con Solera* verde, pero sin el embuche y la pesadez. Te explota los sentidos y experimentas cosas que en un estado normal no harías o no se te ocurrirían. He leído que cura el cáncer, limpia el organismo, libera el alma, pero no lo hago porque sea bueno o malo, sino porque me siento bien, y de ahí me han surgido ideas muy brillantes para planes a futuro. Lo más raro que me ha ocurrido bajo sus efectos ha sido perder la noción del tiempo, ver cosas que los demás no veían y crear imágenes 3D a partir de cualquier objeto inanimado. Deberían legalizarla para que no hayan tantos problemas por ella y sea más facil conseguirla. Es femenina, ninguna fémina es mala. La marihuana es una tradición a nivel mundial, hasta los egipcios la utilizaban, Adán y Eva fumaban, ¿cómo crees que Cristo resistió toda esa vaina*? ¡cargaba tremenda nota!.  Si yo fuera una planta de mariahuana, me gustaría que toda una familia me fumara un domingo

Anónimo.
Los Teques, Venezuela.
Me inicié en una fiesta con un poco de panas*, para joder. No fumo muy seguido, sólo espero que me de “la nota”. Me da hambre, me rejala más o menos y me río burda*, más de lo normal.  Creo no tiene nada de positivo, es algo que puede traer daños más adelante, ¡y nada más malo que estar adicto!. La acompaño con música y comida con los panas*, jugando Wii , con el sexo no .. ¡pero me han dicho que es finísimo*!, ajajajaj. Apoyo su consumo si las personas lo hacen concientes y para tripear*, no para hacer cosas malas por ahí en la vía.

Anónimo.
Caracas, Venezuela.
Fumo ganja esporádicamente , hace 2-3 años. Es chévere para hacer prácticamente cualquier cosa que requiera de atención o inspiración. Comencé por pura curiosidad con panas* de la uni que ya fumaban. En principio siento hormigueos por la garganta, los ojos me empiezan a pesar, el audio va lentamente yéndose en off y se empieza a sentir más el sonido de la respiración. A medida que eso pasa generalmente visualizo el cerebro masajeándose suave y casi siempre me funciona chévere*, una vez que eso se relaja ya es bien fácil relajar todo el resto del cuerpo pelo a pelo (eso en caso de que me sienta tenso). Ya luego en general siento como se agudizan todos los sentidos. Es relajante o entretenido si en el momento no vas a hacer nada en específico sino pasar el rato o tripear* con alguien; también lo encuentro útil para tormentas de ideas o dedicarle más atención a cualquier cosa que uno quiera, y para reflexiones instrospectivas. No se asemeja a nada que conozca, excepto a meditar o prestarle mucha atención ininterrumpida a algo; sólo que la ganja lo facilita considerablemente. Desde mi punto de vista lo bueno que tiene es que te agudiza los sentidos y percepciones; y si eres una persona equilibrada y satisfecha aflora lo mejor de ti, en caso contrario te confunde y te encierra en situaciones desagradables. No me he informado mucho, pero según he escuchado tiene beneficios médicos para muchas enfermedades, bien sea fumándola, aspirando el vapor o bebiéndola. Por fortuna en el primer momento que la fumé me sentía finísimo* y no tenía temores al respecto, no me parecía tabú y lo hice con gente chévere. Supongo que eso me dejó una buena impresión porque fue una experiencia genial. A partir de esa experiencia siento que me he beneficiado muchísimo de las siguientes en el sentido que siempre busqué sentirme primero bien para hacerlo, creo que aprendí que lo esencial independientemente de que uno fume o no es sentirse equilibrado. Me han sucedido varias cosas raras bajo sus efectos, pero casi siempre es el tacto el que se me pone super intenso jajaja. Una vez estaba sentado en el piso, había grama cerca y me la enredé en los dedos. Sentí demasiadas cosas, pensé que se me metían las ramas por los dedos y casi lloré de la impresión (en el sentido positivo). En otro chance estaba cargando un gato y sobándole la panza sentí que le estaba haciendo una autopsia, pensé que lo estaba atravesando con la mano jajajaja. Alucino cuando no tengo nada en la cabeza, es algo más onírico diría yo, como cuando te acuestas y estás en el momento entre despierto y dormido que ves muchas cosas (¡que muchas veces te toca levantarte a dibujar o anotar la vaina* antes de que se te olvide!) también me relajo mucho. Habitualmente acompaño la ganja con música, muchas veces mientras me como algo. Si hay la oportunidad con sexo, también es genial. Apoyo su consumo bajo la noción de que es algo que intensifica tus percepciones y aflora lo mejor o peor de ti mismo; mientras impulse a las personas a dedicarse a cosas que los haga crecer personal y espiritualmente me parece full positivo.

Alias: "Panini".

San Antonio de los Altos, Venezuela.


Fumo (hace 5 años) porque me hace feliz, siento paz. Me inicié por curiosidad en un callejón. Sentí que no me pasaba nada, pero a los 15 minutos veía a Bob Marley entre luces navideñas. Me coloca en un estado placentero que no encuentro en muchas otras cosas de la vida y me comunico mejor conmigo mismo. Me conecto mucho más fácil con la máquina de ideas, se siente un espacio entre la piel y los músculos, que está lleno de aire…pesas y a la vez no como si fueses jalea, densidad, un brebaje de felicidad. Es como si tú fueses una casa y lo que sientes bajo la influencia de la ganja fuese la llave para abrir puertas que no has abierto. En cuanto a sus beneficios, alivia la tensión, genera una sensación de bienestar porque se alteran los sentidos y percibes más. Disminuye las náuseas producidas en pacientes que son tratados con quimioterapia y contra el sida. Estimula el apetito, ayuda a combatir la anorexia. Me ha hecho ver las cosas, la vida, desde una perspectiva diferente. La veo como un respiro para analizar mejor mis problemas y como solucionarlos, también me sirve de inspiración porque me conecto más conmigo. Lo más raro que me ha ocurrido bajo sus efectos han sido malos viajes, pendiente con eso. Todo está en la mente y en lo que hacemos con ella, lo más importante es dominar la nota y no que te domine a ti. Suelo acompañar la ganja con música -cuando hay, cuando no, se crea-, con comida y el cigarro viene después. Y con sexo se triplican las sensaciones, es excelente. Sí apoyo su consumo, pero más apoyo la libertad de pensamiento, que la gente se informe, que se respeten las decisiones del otro, que se genere debate, porque la prohibición sólo trae rebelión. Si me gusta el sol y me hace feliz, no me quieras quitar del sol sólo porque tú no te quieres quemar.



*Jerga venezolana
Panas: amigos/compinches.
Solera: nombre de una cerveza.
Vaina: cosa/objeto/situación/ente.
Burda: mucho/demasiado.
Tripear: disfrutar.
Chévere:  bien/bueno.
Finísimo: buenísimo/genial.  


 [  ]

4 comentarios:

  1. "Fuma ganja por la mañana. Fuma ganja toda la semana."

    @abneru

    ResponderEliminar
  2. ¿Y cuál es la conclusión Michelle?

    Adelantame algo, no puedo esperar a la segunda parte. :)

    ResponderEliminar
  3. Muy Buenoo lo q dijeron..!! comparto casi todas las mias ideas.! ^^

    ResponderEliminar
  4. Fumar marihuana es malo por lo siguiente:
    1.-Altera el funcionamiento normal del organismo.
    2.-Es una injusticia porque, con su valor mundial, podría saciarse el hambre de muchisisímas personas.......

    ResponderEliminar