domingo, 1 de mayo de 2011

Entre comillas

Fragmentos que me hicieron alzar las cejas del libro "La memoria de un símbolo". 
Autor: Álvaro Pérez Capiello . 

                                      
ADVERTENCIA: LEER ES VIAJAR SIN COMPRAR PASAJE. 
 ¡ BUEN VIAJE !
______________________________________________________

- “Supongo que la imaginación es un bien libre, acaso una hortaliza que se expende en los cajones de madera de los mercados, supongo entonces que los artistas podemos conectarnos con el mismo sueño, al igual que dos parroquianos que terminan metiendo las manos en los guacales del mismo puesto de verduras”.

- “El artista no conoce esos derroteros debido a que la acción misma de crear es, en sí, un apostolado que tiene mucho más que ver con dar, darse, que con recibir cualquier contraprestación, bien sea en especies o en metálico”.

- “La verdad de una persona, se afirma, está en lo que se dice y en lo que escribe. Yo no dudaría además en agregar que se halla también en aquello que lee, en las ideas que nutren su pensamiento”.

- “El avance implica necesariamente un retroceso, una vuelta, una mirada lanzada hacia los orígenes de nuestra permanencia en el mundo”.

- “Cierta crítica pretende divorciar al creador de sus obras, ignorando que el arte responde a una pulsión interior, a una necesidad por comunicar experiencias y sensaciones de una manera tan íntima e intensa que podemos reconocer”.

- “Sin caer para nada en las visiones pesimistas  que suponen a los creadores como herederos de una fatalidad irremontable”.

- “La casa, las calles del barrio, la ciudad que languidecía cerca de ese mar Caribe protagonista de sus extravíos, se fueron achicando junto a esos hombres y mujeres que nacían, crecían y morían anclados a las mismas historias como herederos de un solo paisaje y una misma respiración”.

- « Paul Klee, por su parte, fue el primer artista en explorar, de forma deliberada, el inconsciente humano. Para entender su trabajo debemos buscar la metáfora poética o el símbolo capaz de decodificar el mundo de nuestros sueños. Su Confesión Creadora de 1918 es elocuente, “el arte no expresa lo visible; más bien, hace visible” » .

- “La verdad, que es la realidad de las cosas, yace incusa en cada ser, sólo debemos conectarnos con ella… Todos estos artistas tiene en común apostar por la visión interior, aquella que ilumina al mundo, en lugar de la simple observación y reverencia a los hechos de la naturaleza”.

- “El arte constituye una apuesta, una elección personal que trae consigo nuevas formas de percibir al mundo”.

- “(…) pocos sean los creadores capaces de afirmar, con todas las de la ley, que viven de su trabajo, de las soñadas invenciones paridas por el ingenio”.

- “La capacidad de producir dinero pareciera, en muchos casos, estar reñida con el talento”.

- “Lo anterior pareciera  hablarnos de forma elocuente acerca de una cierta falta de sincronización entre los hombres, sus creaciones y el tiempo que les ha tocado andar. En el mundo de la espiritualidad, donde se  habla de procesos mas que de resultado, el tiempo tal como lo concebimos, es relativo y hasta sin importancia. La dinámica de la cotidianidad nos hace ser efecticistas, las consecuencias siguen a las causas y todo posee su precio señalado. Para los espíritus avanzados el punto de partida y la meta final tienen sólo el sentido del tránsito, del bagaje de conocimientos atesorados en el camino, hay pues senderos más tortuosos, angostos y largos que otros, pero inevitablemente los eventos nos llevan a deslastrarnos de los apegos y a manejar el conocimiento. Sorprende que algunas personas deban viajar miles y miles de kilómetros para acceder a verdaderos que se encontraban al alcance de sus manos, o mejor, dentro de sí mismo. El arte es un vehículo que posibilita ese periplo al encuentro del ser”.

- « (…) como lo expuso el maestro Buonarotti durante su comisión de decorar el techo de la Capilla Sixtina, “la obra estará lista cuando la termine”».

- “La intuición o la inspiración celestial los ha bendecido para realizar un trabajo que no es comprendido en su momento. Nadie tiene la culpa de ello, ni el iluminado de poseer la iluminación, menos el ignorante de permanecer en la oscuridad”.

- “En todo caso, resulta difícil intelectualizar las emociones”.

- “De la misma manera que el agua presenta varios estados en la naturaleza, o que las rocas se subdividen, en  clases o categorías, dependiendo de su conformación, el amor no constituye una verdad única. Existe un amor universal, aquella emoción que sentimos por las cosas y personas que nos rodean, sin discriminación de ninguna especie, esta fuerza nos mantiene aferrados a la vida, a eso que denominamos la realidad de nuestra permanencia en el planeta. Sin esta clase de amor, bien valdría estar muerto. El nos permite apreciar la belleza, abstraer lo positivo e importante de aquello trivial y pasajero. Es la emoción sublime de los artistas, que les ordena conectarse con la divinidad,  esto es, con su ser interior”.

- “Pero, la que más nos interesa, dentro de ese intento de clasificación del eros, es aquella del amor propio, frecuentemente asociada al orgullo personal, requisito fundamental de todo artista que pretenda ser escuchado. Por mas motivos de inspiración, o excusas para la inventiva que rodean la cabeza de un creador, primero hay que tener fe en uno mismo antes de confiarle ese poder a la Humanidad”.

- “(…) la idea de que el arte es un apostolado, una decisión que involucra toda la vida, amén de conllevar una dedicación casi exclusiva, como el sacerdocio”.

- “El talento es sólo un requisito más para el éxito, lo demás depende de los esfuerzos individuales, de la capacidad que mostremos para atrapar al hada de la buena fortuna en el vaso de la propia cotidianidad”.

- “Desde muy joven comprendí que mi vida había dejado de pertenecerme para fragmentarse en las líneas der los ensayos y los cuentos que escribo”.

- “La profesión de artista, en esta tierra de múltiples contrastes, parece estar rotulada por una serie de atributos poco halagueños. Para un padre, preocupado por el destino de sus vástagos, la relación amorosa con un artista supone lidiar con un potencial yerno o yerna, extravagante por no decir loco, desaliñado por disimular su falta de aseo o sus licencias a la hora de combinarse la ropa, peculiar para no entrar en honduras sobre si es o no flojo, desempleado o inconstante y, cosa vital en un mundo que aín vende las indulgencias, pobre de espíritu por no decir que está más limpio que la terapia intensiva de un hospital. El río nos ha traído, queriéndolo o no, al terreno económico, a la imposibilidad que, hasta el día de hoy, manifiestan las palabras, las notas musicales o los trazos más osados del pincel, para cumplir cada quincena con los pagos del alquiler, las facturas de la luz o el teléfono, y llenar las alacenas con algo más sustancioso que un paquete de macarrones o un pote de salsa napolitana”.

- “En un mundo, donde hasta la idea misma de volar parece hallar sus más remotos antecedentes en la fabula de Icaro, todo pareciera estar dicho y realizado, por ende, la misión de un artista, se traduce en explotar nuevas formas expresivas sobre las mismas verdades universales. Hemos desarrollado nuestra convicción de que la vida es un transitar, donde poco importa el punto de partida y la meta final”.

- “La modernidad, que sea dicho de paso también posee sus códigos, encadenada a la tiranía de los relojes, al congestionamiento de las autopistas, a la contaminación sónica, nos lega un velo bastante tupido que impide ejercer el sano oficio de la observación, pareciera entonces que los asombros estuviesen constreñidos a las chequeras y los estados mensuales de los bancos, en lugar de reverenciar las maravillas de la naturaleza, de la cual todos formamos parte”.

- “(…) qué busca un artista latinoamericano en Londres? A lo cual, el maestro responde con rapidez, “usted no ha comprendido bien, yo no vine a buscar nada, sino a traer”.

- “(…) el movimiento sólo se advierte andando”.

- “Los latinoamericanos hemos sido educado alimentando una serie de paradigmas, producto, en parte, de la tragedia histórica abonada por nuestro pasado colonial, manejamos una cierta desconfianza frente a lo foráneo, humana actitud de rechazo ante lo que no se comprende, o resulta diametralmente opuesto a los patrones culturales inculcados desde la niñez”.

- “El enemigo del progreso es el simple desconocimiento”.

- “La creación no se contiene como las aguas represadas por un dique, las ideas se parecen mucho a las pidras de los molinos, golpeando las cimientes del trigo sin parar, sin esgrimir explicaciones. El arte no es un oficio de ocho horas, más bien se ufana por desconocer a los días, por desafiar las directrices del tiempo.”

- “Yo trabajo con el inconsciente. Nunca se lo que voy a realizar. Por su puesto, existe una fase artesanal, la energía del hacedor que le prepara el terreno a la creación…”

- “Nada sorprende al maestro, el alma se reconoce en el transmitir, su tiempo es el tiempo”.

- “Cuando dejamos descansar al método nada más que la imaginación es el límite”.


[ ]

5 comentarios:

  1. tuve un dejavu o como se escriba con el titulo de tu entrada. freakee yo ahora!

    ResponderEliminar
  2. “Nada sorprende al maestro, el alma se reconoce en el transmitir, su tiempo es el tiempo”.

    ¡Amén!

    ResponderEliminar
  3. Yo escribo con el inconsciente.
    Así me va

    :(

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. con leer estos fragmentos tienes una idea de que va! no?.

    ResponderEliminar