domingo, 27 de marzo de 2011

De ipso facto XII

La historia merece un puesto de honor entre los súbditos del tiempo, ya que sin ella no tendríamos qué leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario