jueves, 24 de marzo de 2011

Con la voz del dícese...

Con la voz del dícese comienzan los diccionarios sus relatos aburridos de cómo son las cosas; y no saben nada. A amor lo definen con esas líneas rigurosas que se parten con su propio peso enciclopédico, decoran con contextos y ramifican el concepto. “Tendencia a la unión sexual”. Los ejemplos ilustran: “Cuidar el jardín con amor”. Es absolutamente radical, como la pretensión política o religiosa de apresarnos por igual. Que los diccionarios me perdonen, pero esta palabra es guarnición de otro libro. 

[ ]

5 comentarios:

  1. Están escritos por ciegos de corazón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Sólo algunos saben como utilizar el poder de las palabras.

    ResponderEliminar
  3. Pienso que el amor es patrimonio exclusivo de la experiencia y, por tanto, de la vida (sólo el que ha sentido el estremecimiento de los dedos que recorren la piel amada o la respiración que ha sido sostenida por el cuenco de “aquella sonrisa” puede definir, si acaso es posible, al Amor)

    ResponderEliminar