jueves, 13 de agosto de 2009

GNT

Observar a la gente es una ceremonia casi casi hipnotizante. Encuentras desde miradas trasnochadas, hasta sonrisas plastiquísimas. Te pueden atropellar piropos que, por más que disimules, te arrebatan una carcajada, cuando a la vuelta de la esquina te sorprende un cálido “buenas tardes”. Las miradas rodean al tipo con pinta de turista descomplicado que con solo una guitarra garantiza su supervivencia, además de despertar el romanticismo infiltrado en la indiferencia de algunos con caras de pendejos. Ya no me sorprende el rostro inexpresivo de la cajera, que cree que mirar a los ojos a su cliente es un acto suicida. Abusa de mi lástima un amigo caminante que sucumbe en el sueño sobre su lecho de concreto. Y me pregunto qué soñará.

Gente. Mentes. Mundos.

Algunos parecen estar absorbidos por un horario. Sus días son un ciclo que se cierra diariamente al programar el despertador. Hay otros que descuidan sus prioridades y se lo hacen saber al mundo. Otros me desconciertan, hablan mucho y les entiendo poco. Y están los que, por el contrario, dicen solo lo necesario, pero no hay quien los entienda. La calle está plagada de ellos, de todos, de gente como tú y como yo, que es capaz de hacer una fila kilométrica detrás de la escalera eléctrica, habiendo mil escaleras tradicionales despejadas y a toda disposición.


[ ]

10 comentarios:

  1. Pero todos y cada uno son de lo más necesarios. Todos forman parte de este desastre caótico y divino. Agregale entonces, a la gente amargada que va apurada y llevandose a todos por el medio, sin importar nada. Agregale también cualquier cosa, porque todos los días aparecen nuevos especímenes inentendibles.
    Así es esto.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. decir que hay una lastima inexistente una mirada desconocida, como vemos aquellas gentes que solo nos miran o hemos buceados en un descuido de un blusa mal abotonada jaja. que lastima es darse cuenta que uno gasta palabras que no llegan a ningun lado, solo son palabras que chocan en aquellas mentes cuadras apesar de que tienen kilometros de distancias singuen siendo cuadras, nada fuera de lo comun. a veces tenemos encuentros inesperados, no deseados, y otras que son muy pocas, pero son esos encuentros que te alegran el dia que le dan vida a ese tardar de minutos que uno ni explica el mal gastar de tiempo.

    tanto nos preocupamos en conocer al de al lado pero realmete uno no se termina conociendo a uno mismo. pero eso un mal necesario criticar esperar algo de alguien que no se da, y para saber que uno no existe, de que uno es un simple pensamiento de una persona q alucina con otra, y asi se termina el dia pensando... en nada o mejor aun dejando de pensar en alguien.


    Aprendiz de Fantasma.

    NOTA: no se vale la censura de Comentario, si supestamente la ley es para todos, tienes que hacerla cumplir caiga quien caiga.

    ResponderEliminar
  3. a mi o que me hipnotiza cabróooon es ver pasar los coches =o!!

    me gusta mucho imaginar que irán pensando, típico señor malhumorado conduciendo porque tiene que hacerlo, o esa señora que tiene que llevar a sus 24 hijos a diferentes escuelas cada uno esperando un día completamente frustrante..

    o esa persona relajada que solo maneja por placer...

    no sée me gusta pensar en lo que la gente esta pensando o sintiendo...

    saludos meesh.elle =P

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo en que ver a la gente es toda una experiencia.!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, las cajeras no te miran a los ojos
    o_O

    jaja
    Observadora Meesh...

    Besoos!
    =D

    P. Maripoze

    ResponderEliminar
  6. Excelente post, estoy totalmente de acuerdo contigo, hay de todo por todos lados y a veces es dificil sentirse acompañado no? Un Abrazo y un besito :)

    ResponderEliminar
  7. Muy cierto, aa belleza de la diversidad, de nuestro cosmo que no deja de sorprender y marvillar. Qué bien lo has retartado, que sensibildad. A mi lo que más me preocupa son aquellos que se esconden detras de caretas y nunca llegas a saber quien realmente son.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. El hobbie de la observacion se hizo uno de mis favoritos cuando me di cuenta que perdido en tus propios pensamientos algunos ociosos notaban la baba que me recorria la comisura labial.
    La mayoria de la gente va contando una historia aun sentada inerte en una acera mirando embelesada la ruta de la camionetica que espera para irse a casa.. aun me divierte que mientras mas tratan de esconderse mas transparentes se vuelven.
    Me gusto este post, creo q me dio una idea, o me recordo una vieja. (:

    ResponderEliminar
  9. es uno de esos pequeños placeres, mas que ver observar a la gente como caminan como actuan, tal vez tratando de descifrar lo que piensan...

    excelente blog, un placer encontrarte. :).

    ResponderEliminar
  10. ... tanta gente, algunos parecidos... otros diferentes... algunos que en vez de ser observados te observan a ti y piensan: "y esta persona, que hace observando a las otras??..", curiosos, ayayayaya.. ahora a todo eso agregale la rutia, completas hormigas, jajaja... pero bueno, bueno post para reflexionar y perderse en los ojos de las personas cuando salgamos a las calles.

    ResponderEliminar