miércoles, 22 de junio de 2011

Mis hombres, tus mujeres

No vine a hablar ni de mis hombres, ni de tus mujeres. Me importa entre poco y nada invertir memoria en la cuidada colección de orgasmos fingidos, o en el séquito de lloronas que llevas a cuestas tanto en la conciencia como en el lado oscuro de la almohada. Mataría los cigarros de tristeza, cuando no de depresión porque son temas que, aún cuando se tragan completos, causan escozor. Tiemplo el cuello, encartono la cara, vulgarizo las letras como biblia sobre semen en la cama.
Tampoco desperdiciemos fuerza en la escena del primer beso, en las miradas andantes, en el roce y lo que vino después: el corto camino al debut sexual y su nefasto final.
Escribe la pluma que tus días libres fueron mi cama, mi cama el anzuelo, la carnada los mordiscos, de los mordiscos sustraje el sabor. No te quedaste con todo, pero sí con mucho, a mí me quedaba siempre lo peor, experiencias dibujaron hendiduras en la cara, los desniveles, la negación. Esos segundos entre dormidos, entre despiertos, entretenidos en una sensación negro carbón. Tus labios, un té de aguas coladas del cuello uterino de mis sábanas lavanda, libres de noches, plenas de lluvia que mancharon con la lengua la inocencia temblorosa de dolor. Desde entonces canto sin boca lo que a nadie le importa.

¿A qué se habrán dedicado las canciones que no tuvieron guitarra? ¿A hacer de ti mi oda prohibida o de mí tu poesía malcriada?.

Photobucket

[ ]

2 comentarios:

  1. hacia tiempo no pasaba. y ya sabes que me gusta hacerlo, pero el tiempo y las obligaciones...

    este me gustó. asi empìeza tu verano? ( mi invierno acá)ojala sea solo un relato

    las relaciones entre seres que se aman o no y los cuentos que nos contamos para tranquilizar nuestro miedo han dejado mucho texto por ahi. como una descarga, el veneno o el semen o una eyaculación fememina, no quieren quedarse en nosotros, necesitamos que se expulse para no morir o mejor dicho para que nuestra novela existencial siga su curso sin ese personaje.
    pero nuestro amor o nuestro deseo, muchas veces es pura literatura y rara vez se conecta con ese el ser que prescinde del yo literario para existir.

    nos vemos pronto

    ResponderEliminar
  2. http://www.youtube.com/watch?v=ADoCh8HfdKM

    Anónimo.

    ResponderEliminar