domingo, 3 de abril de 2011

El sexo vende (Parte I)

En los Sex Shops las preguntas se hacen bajito, casi soplándole las pestañas al vendedor. Se desnudan los pudores , quedando al aire la necesidad primitiva de aplicar la creatividad en uno de los campos más extensos del placer: el sexo. Provoca en algunos risas indefinidas cuando, al preguntar, reciben respuestas tan inesperadas que ruborizan en el acto.   



Nobel, de 24 años, no sólo es el encargado del Sex Shop “Descúbrete”, sino de responder las numerosas inquietudes de sus clientes o simples curiosos que entran a husmear. Hace dos años atiende esta tienda, asegurando que para nada ha afectado su vida personal. “Llegué por un anuncio que me llamó la atención, ya tengo dos años aquí. Como en cualquier otro empleo el sueldo podría ser mejor, pero no me quejo”. Sonriente y desenvuelto, conversa mientras atiende a dos chicas que de vez en cuando intervenían. “Qué es lo más raro que han pedido?”, luego de pensar y re pensar, concluye: “ah, sí…ayer vino un tipo pidiendo algo así como una crema o inyección para aumentar el tamaño del pene y eso creo que ni existe”.  Cuando se trata de aceites corporales “es lo que más piden, es lo que más se vende por la eficacia, la variedad y el precio accesible”. Al analizar al venezolano y su comportamiento sexual, comprende que, aunque suele ser tradicional, también es creativo: “entran con pena, ¡pero entran!” (risas). Quienes más frecuentan la tienda son chicas (heterosexuales y gays), aunque para el momento de esta entrevista un chico se acercó solicitando “algo así como para el cuerpo, que huela bien”. Nobel insiste en que su vida personal no se ha visto afectada por trabajar en un Sex Shop: “de alguna manera te haces más atractivo porque la gente se hace una idea de ti, pero todo es bastante normal, la clientela a veces se pone fastidiosa, como en cualquier otro lugar. Mis amigos saben que trabajo aquí, los invito, me preguntan y les enseño”.
Los artículos que se encuentran en este negocio son tan extensos como se quiera imaginar: piñatas, pinzas para electrificar pezones (sí, qué exótico), aceites para masajes y multiorgásmicos, lubricantes y retardantes, geles, cremas y lociones para sexo oral, consoladores y vibradores, dilatadores anales, arneses, películas, velitas y hasta ofrecen servicios de strippers para despedidas de soltero.  
De ahí sales riéndote chiquito. 


Tienda “Descúbrete”, Centro Comercial City Market, nivel Boulevard, local 251. Sabana Grande.

6 comentarios:

  1. ¿PUBLICIDAD? Mmm... por lo menos igual es un buen post, como siempre. Me encanta tu creatividad para hacer siempre posts super diferentes e interesantes. Eres una "pipí", de pana. Un beso, nena.

    ResponderEliminar
  2. Claro que vende.
    Casi todo gira a su alrededor.
    Sexo y Dinero.
    Los dos Dioses.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó. Sociologia pura del sexo en la modernidad de los placeres: los placeres de la carne.. Genial.

    Mi beso.

    ResponderEliminar
  4. A partir de hoy no voy a tener piedad comentándote.

    Te vas a enterar Doña Cursi.

    ResponderEliminar
  5. y que tal soy en tu sueños?

    enano? gordito?

    ;)

    ResponderEliminar
  6. yo tengo una vagina vibradora y la verdad es sabrosa la recomiendo!

    ResponderEliminar